Receta original de los tradicionales Chiles en Nogada

A continuación, te presentamos la receta que ha prevalecido por años y se apega a la más documentada como típica de la gastronomía poblana. Para esta receta, supondremos que se prepararán 5 chiles.

  1. Para rellenar los chiles

  1. Nogada

  1. Chile en nogada

  • 1kg de picadillo
  • 1 litro de nogada
  • 1 pieza de granada
  • 1 manojo de perejil
  • 5 piezas de chile poblano
  • 4 piezas de huevo
  • 100 grs de harina
  • 10 grs de sal
  • 25 ml de aceite vegetal

Preparación

  1. Para el relleno

Pelar y picar las almendras, así como pelar toda la fruta para picarla en cubitos. Picar muy finamente el ajo y la cebolla, picar también el jitomate con semilla. Tomar una cacerola y comenzar a freír la cebolla junto con el ajo y jitomate.

Agregar la carne picada y dejarla cocer por un estimado de 15 minutos, al mismo tiempo agregar sal y recomer. Pasado el tiempo estimado, se retira la carne de la cacerola y se reserva. Ahora, en la cacerola que quedó vacía agregar las almendras, uva pasa y canela entera para poder retirarla al final. Se deja cocer por 20 minutos mientras se le mueve con una cuchara. Se agrega el azúcar y, por último, el plátano macho. Esperar un último hervor y retirar del fuego, sacar la rama de canela.

  1. Para la nogada

Se licuan muy bien todos los ingredientes mencionados en el punto 2, dejando la nuez de Castilla para el final, ya que esta se licúa ligeramente para que la salsa tenga pequeños trozos.

  1. Para los chiles
  • Se tateman los chiles y se meten a una bolsa de plástico para que suden.
  • Unos minutos después, se sacan de la bolsa para retirarles la piel tatemada y desvenarlos.
  • Se rellenan con el picadillo y se cierran muy bien.
  • Enharinarlos y reservarlos a un lado.
  • En otro recipiente, se toman los huevos para separar las yemas de las claras.
  • Se baten las claras a punto de nieve.
  • Cuando estén listas, se le agrega la mitad de las yemas que separamos, junto con una pizca de harina y otra pizca de sal.
  • Procedemos a capear, por lo que pasaremos los chiles por el huevo y se fríen en aceite muy caliente.
  • Una vez capeados, se colocan en papel absorbente.
  • Ya que se encuentren suficientemente libres de la grasa restante, se sirven bañados en nogada, un poco de granada y hojas de perejil.